Khardia, Sacerdotes y Demonios de la Atlántida
< RESPIRA CIENCIA FICCIÓN Y PROYÉCTATE HACIA EL INFINITO >


 

En uno de sus viajes de exploración y sondeo hacia las minas de Orión, la astronave científica Gealactis es desviada de su destino y proyectada hacia una nebulosa incógnita a miles de años luz de la Tierra. Atrapados en un desconocido cúmulo estelar, los tripulantes deciden explorar nuevas posibilidades de vida en un extraño planeta que marcará para siempre la existencia de cada uno de ellos. 


Esta fascinante historia de ciencia ficción abre las puertas a un entendimiento espacial distinto, y trata de manera clara la relativa percepción del tiempo en otros puntos del Universo. Además, conjuga con sutileza varios aspectos positivos de la naturaleza humana y los lleva a un nivel donde la perseverancia, la amistad y la lealtad prevalecen ante cualquier circunstancia adversa.

 


 




Dos fragmentos de la Novela...


       NOVELA LA ESTRELLA ROJA 


  Pag. 38


<<Permanecieron en la sala y revisaron el esquema investigativo que realizarían en el extraño planeta;  

-El objetivo principal de esta expedición es observar su forma de vida y su medio ambiente, y bajo ninguna circunstancia debemos intervenir en su proceso natural de evolución –repuso el capitán.

-No intervendremos… –dijo la doctora -pero pienso que sería útil para los bioregistros de especies traer muestras de plantas, y si es posible pelos o plumas de varios animales. La base de bioregistros de la Flotaes donde se guarda y se protege la información genética de muchas especies de miles de planetas, para en caso de peligro de extinción puedan ser regenerados – 

 

-¿Por qué no lo han hecho en la Tierra con las ballenas jorobadas, águilas calvas, cóndor y osos panda? Estos son unos pocos ejemplos de las criaturas que se extinguieron en nuestro planeta hace más de trescientos años –repuso el Primer oficial.   

-Justamente la extinción de la ballena jorobada ocurrida a mediados del siglo XXI, rebasó el límite de la paciencia de los ecologistas de aquel tiempo. De ese hecho, brotaron grupos organizados y dispuestos a todo para evitar que continúe la matanza de animales que no sean de granja, así como la deforestación indiscriminada y la contaminación –hizo una leve pausa y prosiguió –para ese entonces estos grupos habían adquirido mucho poder económico, se armaron fuertemente y se enfrentaron en sangrientas luchas contra cazadores, gobiernos sin consciencia y contra todo lo que signifique masacre de animales y crímenes al ecosistema, y lo hicieron en todos los rincones del planeta.  

 

Luego de casi dos décadas de una lucha sin tregua, se detuvo la fabricación de rifles y aditamentos para cacería, se prohibieron las corridas de toros, peleas de gallos, animales en circos, uso de pieles, etc., y se creó una ley mundial implacable para proteger la fauna y la flora del planeta, so pena de muerte para quien la infrinja. En cuanto a su pregunta… -le dijo –pocos años después de creada esa ley, un grupo de biólogos latinoamericanos tuvieron la maravillosa idea de recolectar y congelar información genética de todas las plantas y animales que aún existían en el planeta, y posteriormente esa práctica se extendió a toda la galaxia por medio de la Alianza Intergaláctica.  

 

Desde la primera recolección han transcurrido poco más de tres siglos, y aunque en el transcurso de los años muchos científicos intentaron la clonación de la ballena con tejidos que encontraron en barcos balleneros, y de otros animales, nunca lograron culminar con éxito perdurable. Pero la información genética de esas maravillosas criaturas continúa congelada y en espera de ser regenerada. Sé que algún día será posible, por ahora hay una pequeña posibilidad de encontrar el químico esencial para llevarlo a cabo –concluyó. 

-Así será –repuso el Primer oficial.>>






 

  

      Pag. 16    


<<Las luces internas de la nave empezaron a titilar y el máser auxiliar de energía se activó automáticamente. En tanto, el capitán y los demás tripulantes de la cabina miraron estupefactos las imágenes que se proyectaban en la pantalla principal.

  

-¡Nos estrellaremos contra ese planeta! –exclamó uno de los subtenientes mientras intentaba maniobrar la consola central.   

  

 La pantalla mostraba el vertiginoso y descontrolado acercamiento de la nave a un extraño planeta parcialmente cubierto con bruma.

 

-¡Computadora, activa propulsión WARP5 en dirección contraria al planeta! –ordenó el capitán como última opción para escapar de una muerte segura. 

  

-Propulsión velocidad WARP5 contraria activada –le confirmó la máquina.  

  

La nave entonces se vio comprimida entre la inmensurable fuerza de atracción del planeta y la poderosa propulsión de los motores, que la empujaba hacia el lado oscuro del espacio.

  

Estas fuerzas contrarias hicieron retumbar el fuselaje de la nave y provocó ondas tan altas de sonido, que muchos de los tripulantes perdieron el conocimiento y casi todos los objetos de cristal explotaron en mil pedazos.

 

El capitán a ver que la intensa resistencia de los motores estaba a punto de destruir la nave, le gritó a la computadora que cancele la velocidad WARP y que permita que la GeaLactis sea arrastrada sin resistencia.

  

 Entonces la nave se dio vuelta, y esto causó tanto ruido en la estructura interna y externa que todos creyeron que se partiría en dos. Pero pocos minutos antes de penetrar la atmósfera del planeta, la nave súbitamente se detuvo y quedó suspendida en el espacio. Ese frenazo tan violento hizo que la portezuela que se había desprendido y que venía como cola de la nave, se proyectara directo al planeta.>>




 

ENLACE "LA ESTRELLA ROJA" - LIBRIMUNDI

ENLACE "LA ESTRELLA ROJA" - LIBRESA


 

 

Quito, Ecuador

 

 

© 2017 Khardia, Sacerdotes y Demonios de la Atlántida